¿QUÉ HAGO SI MI EX NO PAGA LOS GASTOS EXTRAORDINARIOS?

¿CÓMO RECLAMAR LOS GASTOS EXTRAORDINARIOS?

INCIDENTE PREVIO GASTOS EXTRAORDINARIOS

La disolución del matrimonio o la pareja de hecho afecta, cuando los hay, a los hijos menores, por lo que es requisito fundamental establecer una serie de medidas acerca de las obligaciones parentales de los progenitores respecto de dichos hijos. Entre las medidas a recoger, ya sea en un procedimiento de mutuo acuerdo o en un contencioso, encontramos los gastos extraordinarios de los hijos menores. Estos gastos pueden resultar desglosados por partidas; es decir, detallados en la resolución judicial o, por el contrario, puede resultar que estos gastos no se hayan detallado, fijándose únicamente el porcentaje a asumir por cada progenitor.

Ante el impago por parte de cualquiera de los progenitores de estos gastos, cabe la posibilidad de interponer directamente demanda de ejecución para reclamar la deuda. Nuestro ordenamiento jurídico (art. 776.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil) prevé un trámite excepcional, conocido como incidente previo, cuando se pretende reclamar la ejecución forzosa de los gastos extraordinarios que no estén expresamente especificados en la resolución.

Este requisito que se exige para la ejecución forzosa de los gastos extraordinarios nos lleva a plantearnos las siguientes dudas: ¿En qué supuestos debe plantearse el incidente previo? ¿Pese a considerarse un gasto como extraordinario, es necesario acudir siempre al incidente previo?

Antes de entrar a valorar el criterio que sigue la jurisprudencia en relación con la finalidad del incidente previo, debemos esclarecer cuál es el concepto de gasto extraordinario. Generalmente, la doctrina considera como gastos extraordinarios aquéllos que son imprevisibles, necesarios y no periódicos, para cubrir las necesidades de los hijos. Así pues, si en la sentencia aparecen los gastos extraordinarios bien detallados, acudiremos directamente a reclamar la deuda mediante el procedimiento ejecutivo. El problema se presenta cuándo, en caso contrario, al no estar especificados los gastos extraordinarios, su complejidad exige una previa calificación de dichos gastos, mediante la interposición del “incidente previo”.

Por tanto, y según razona la Audiencia Provincial (en adelante, AP) de Barcelona, dicho trámite sólo debe interponerse cuando los gastos extraordinarios no aparezcan en la sentencia o convenio, sean de dudosa necesidad y hayan surgido por necesidades nuevas e imprevistas. A modo de ejemplo, el tratamiento (no previsto en el convenio) de enfermedades sobrevenidas que no esté cubierto ni catalogado por la Seguridad Social o mutualidad médica, se trataría de un gasto extraordinario.

Ahora bien, es de suma importancia tener en cuenta en qué supuestos las discrepancias sobre los gastos extraordinarios, se pueden solventar en el propio proceso de ejecución, reduciendo así los trámites innecesarios, y cuáles requieren el incidente previo de calificación.

La AP de Barcelona (auto nº 108/2020 de 14 de abril de 2020) señala que la interposición del incidente previo (tanto por una de las partes como por el Juzgador) únicamente debe seguirse en casos de “suma relevancia y en ningún caso si es innecesario”, ya que considera que en la propia ejecución puede resolverse la calificación del gasto. En caso contrario, la AP entiende que se está paralizando el proceso ejecutivo de una deuda que no presenta rasgos de complejidad ni de imprevisibilidad que hagan necesaria un pronunciamiento aparte acerca de la calificación de los gastos. En el caso concreto, se trataban de gastos extraescolares y atrasos de pensiones ordinarias (pertenecientes al ámbito de las prestaciones alimenticias), que por tanto no revisten ninguno de los anteriores rasgos.

Además, añade la AP de Barcelona que en las discrepancias relativas a los gastos considerados como extraescolares, no puede hacerse uso del incidente previo, ya que existen mecanismos más eficientes. Éstos son: “la notificación previa por un medio fehaciente con la aprobación tácita por el transcurso de treinta días”; “la mediación prevista en el artículo 236-13.3 del Código Civil de Cataluña.; e incluso la vía de la jurisdicción voluntaria cuando persista el desacuerdo (otro tipo de juicio).

El momento de la interposición del incidente previo es: o bien, por cualquiera de las partes, antes de que se produzca el gasto relevante, salvo que existan razones de urgencia que exijan el pago inmediato; o bien puede interponerlo quien se opone al gasto, por haber sido requerido por el otro progenitor para que lo asuma.

En resumen, el trámite del incidente previo, sólo debe invocarse en situaciones muy puntuales, por cuanto en el propio proceso de ejecución puede resolverse la cuestión, sin necesidad de plantear, un incidente pre ejecutivo que la ley procesal prevé para aquellos casos en los que sí es necesaria la aclaración previa de gastos realmente complejos.

A continuación, les dejamos artículos que pueden ser de su interés siguiendo el tema expuesto.

Link: https://bozarucosa.com/blog/nuevo-procedimiento-sumario-de-familia/

https://bozarucosa.com/blog/actualizacion-de-los-criterios-en-familia-y-actuacion-frente-a-la-imposibilidad-del-pago-de-la-pension-de-alimentos/

https://bozarucosa.com/blog/estado-de-alarma-y-obligaciones-con-los-hijos-menores/

https://bozarucosa.com/blog/gastos-extraordinarios/

https://bozarucosa.com/blog/pensiones-que-pueden-reclamarse-en-una-separacion-o-divorcio/

28

No Responses

Show all responses